Allison Meck pasará tres años en prisión federal y otros tres en libertad condicional tras haber participado en el grupo de culto NXIVM, así lo declaró el juez Nicholas Garaufis en Estados Unidos.

El juez declaró que la mujer utilizó su papel de celebridad para atraer víctimas a la secta y posteriormente, demandar el material de esas personas en su contra. Sin embargo, la condena fue corta, pues se estimaba que Mack fuera encarcelada por 14 años.

Pese a haber recibido la sentencia, Mack regresó a su casa pues será en el mes de septiembre cuando comience a cumplir la sentencia.

Por su parte, Meck se mostró arrepentida de haber participado en esta secta y ofreció una disculpa a las personas que fueron sus víctimas pues no imaginó el daño que le ocasionó a las personas.

Previamente, Mack se había declarado culpable de manipular mujeres para convertirlas en escalas sexuales de Keith Raniere y, a quienes además marcaron con sus iniciales.

Jessica Jones, una de las víctimas, calificó a Mack como una sociópata maligna, pues la actriz había crecido en un mundo privilegiado donde tenía todo; sin embargo, eso no le bastó y le quitó todo a las demás personas, ocasionándoles daño.