El presidente Jair Bolsonaro insinuó este miércoles que las ONG podrían haber provocado los incendios que afectan a la Amazonía y otras regiones de Brasil para “llamar la atención” contra su gobierno por haberles suspendido recursos.

El mandatario no explicó en qué basaba sus sospechas, pero aseguró que esas organizaciones, que según él representan intereses extranjeros, “están sintiendo la falta de dinero”, después de que el gobierno suspendiera recursos que les eran asignados.

También apuntó contra gobernadores “que tienen connivencia con lo que está sucediendo y le echan la culpa al gobierno federal”.

Sus declaraciones se producen al margen de la Semana del Clima, organizada en Salvador (nordeste) por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, con la participación de especialistas para discutir acciones climáticas en la región.

Los focos de incendios forestales en Brasil han aumentado este año 83% en comparación con 2018, debido a las quemas de la región amazónica potenciadas por la temporada seca, con espesas nubes de humo que en los últimos días cubrieron varias ciudades.

Entre enero y el 19 de agosto de 2019 se han registrado 72.843 focos, frente a 39.759 en el mismo período del año pasado. El aumento marca un revés después de dos años de retroceso del indicador, según datos del Programa de Quemas del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).