El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó que su gobierno inició los estudios pertinentes para determinar la estabilidad de la ladera del Cerro del Chiquihuite, además, exhortó a quienes aún habitan en las faldas de esa montaña a que acepten la reubicación en otro sitio.

López Obrador, dijo que la gente debe reconocer que viven en una zona de alto riesgo en donde no se puede vivir con tranquilidad.

“Aprovecho para hacer el llamado a quienes por necesidad están ocupando las orillas del Cerro del Chiquihuite, que tienen mucho riesgo”, comentó.

“Hicimos una revisión porque hemos dado la instrucción de que se haga un estudio a fondo para hacer una valoración de riesgos, y hay casas que ya no pueden estar ahí, es muy peligroso”, agregó el mandatario federal.

El presidente aseguró que no se dejará a la gente desamparada, sino que se les ofrecerán opciones para ser reubicados en viviendas dignas, construidas en zonas sin riesgo.

“Les ofrecemos, sus casas en otras partes, donde no corran riesgos, donde puedan vivir con tranquilidad. Dimos la instrucción en ese sentido. En donde se consiga el terreno, que vamos a conseguirlo, y las casas que sean necesarias para que no corran riesgos, porque lo más importante es la vida”, sentenció el titular del ejecutivo federal.

A once días del derrumbe de Cerro del Chiquihuite, en el municipio de Tlalnepantla, en el Estado de México, el terreno comenzó a ser estabilizado con tierra para evitar que las rocas que cayeron sobre viviendas vuelvan a precipitarse sobre otras casas.

No obstante, no deja de ser un peligro latente para los pobladores que se niegan a abandonar sus hogares.