Durante su conferencia del pasado martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador, comentó que le pidió al Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, para que realizara una investigación sobre un tesoro escondido en el extranjero que data desde el periodo de Porfirio Díaz, el cual podría ascender a 822 billones de pesos.

De acuerdo con la investigación, Porfirio Díaz, con la intención de hacer una “inversión a largo plazo”, realizó un depósito de 50 millones de pesos en oro en el extranjero para el pago de la Deuda Pública Agraria (DPA) de los pueblos originarios, procedente de los terrenos expropiados a los hacendados como parte de la creación de los ejidos.

El año pasado el tema del presunto tesoro del expresidente fue mencionado por Mauricio Montijo Lucero, quien presuntamente es administrador y agente liquidador en el Fondo Mixto Privado de Patrimonio Autónomo, él aseguró que el objetivo de este fondo sería distribuirlo entre los mexicanos 100 años después para favorecer el desarrollo del país. Además, el entrevistado señaló que Porfirio Díaz promulgó las leyes que garantizaron que el recurso creciera de ese tamaño.

Andrés Manuel explica, “hemos escuchado esa versión ya en otras ocasiones, pero no tenemos evidencias, no hay pruebas de que esto sea real, desde luego no cerramos ningún expediente que tenga que ver con estos hechos, con la posibilidad de que haya dinero en el extranjero que sea de México, eso no prescribe; si se investiga, si se tiene elementos, si se prueba, si es real; entonces el gobierno actuaría para demandar la devolución de esa riqueza en beneficio del pueblo de México, pero no hay ahora información sobre eso”.