El ministerio de Sanidad de Israel aprobó el uso de la pastilla de Merck, la cual es utilizada para tratamientos de COVID-19, esto luego de firmar un contrato con la farmacéutica para recibir la primera remesa.

Esta no es el primer medicamento que recibe para combatir la enfermedad, ya que en días pasados había comenzado a administrar la píldora Paxlovid de Pfizer, además de la vacuna fabricada por esta misma empresa.

Durante el mes de diciembre, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), dio luz verde al uso de emergencia de la pastilla de Merk, pues reduce el número de hospitalizaciones y muertes por SARSCoV-2 en un 30 por ciento.

Los estudios refieren que el medicamento previene la multiplicación del virus al atacar la enzima que utiliza pata reproducirse en el cuerpo, además de mantener una carga viral baja, lo cual reduce las complicaciones de la enfermedad.

Pese a la autorización, Nitzam Horowitz, ministro de Sanidad, advirtió que los medicamentos no sustituyen la vacuna e hizo un llamado a la población que no ha sido inmunizada, a aplicársela para reducir riesgos.