Con el objetivo de disminuir la tasa de contagios por COVID-19, diputados del Congreso local de Nuevo León aprobaron una reforma que sancionará a los ciudadanos que no cumplan con el uso de cubrebocas.

De acuerdo con lo estipulado en la reforma, las personas que no utilicen este instrumento sanitario serán acreedores a una multa de 448 o 896 pesos, así como trabajo comunitario de ocho horas o 36 horas de cárcel. Sin embargo, Personas de dos a 18 años y con discapacidad intelectual no serán sancionadas, aunque la será responsabilidad de estas personas el uso del cubrebocas.

“El uso del cubrebocas será obligatorio en vías y espacios públicos o de uso común, en el interior de establecimientos ya sean de comercio, industria o servicios, centros de trabajo de cualquier ramo, centros comerciales, así como para usuarios, operadores y conductores de los servicios de transporte público o privado de pasajeros o de carga, previa determinación y aprobación de los respectivos lineamientos por parte de la secretaría”, detalla el documento.

La propuesta fue aceptada con 26 votos a favor, 12 en contra y dos abstenciones por parte de diputados de Morena, Movimiento Ciudadano (MC) y del Partido verde Ecologista de México (PVEM) luego de que en la entidad se registraran siete mil 788 fallecimientos y 152 mil 956 contagios por COVID-19 en lo que va de la pandemia.

Pese a los cuestionamientos realizador por el diputado Melchor Heredia de Morena, su homólogo, Carlos de la Fuente del Partido Acción Nacional (PAN, pidió a los diputados no politizar el tema, ya que se trata de una medida para proteger la salud de los ciudadanos en la entidad.