El gobierno de Argentina decidió suspender el tráfico aéreo con Brasil, Chile y México a partir del sábado 27, ante el aumento de casos de COVID-19. Además, mantiene la prohibición de que entren a su territorio, extranjeros con fines turísticos.

El decreto será oficial a partir del sábado, cuando se publicará en el Boletín Oficial, también incluye más controles para los argentinos que regresen del extranjero.

Todos los viajeros que entren al territorio nacional deberán:

  1. Presentar una prueba diagnóstica de COVID-19 antes de abordar el avión.
  2. Tras acceder al país, deberán hacerse otra prueba
  3. A los siete días se someterán a una más. Todas con el costo económico a cuenta del pasajero.

Con estas medidas el Gobierno argentino “recomienda a todos los argentinos y residentes no viajar al exterior”, en especial a aquellos que pertenezcan a grupos de riesgo.

Las medidas que el gobierno argentino emitió, son a “consideración de la rápida evolución de las condiciones epidemiológicas”, con diversas variantes de COVID-19 en circulación que Argentina busca prevenir mientras avanza con su campaña de vacunación, que hasta el momento tiene 2.8 millones de vacunados con la primera dosis y cerca de 650,000 con ambas dosis, entre sus 45 millones de habitantes.