Tras el colapso de parte de una represa de nueva construcción que inundó siete aldeas, el pasado lunes, ha provocado al menos 26 muertos y 131 se encuentran desaparecidas en Laos. Asimismo, más de 6 mil 600 personas perdieron sus viviendas.

Por otro lado, el cónsul tailandés en Laos, Chana Miencharoen, luego de su visita, externó que este miércoles: “se habían recuperado 26 cuerpos, otros diecisiete están heridos y fueron llevados al hospital”.

Cabe mencionar que la represa, cuya construcción comenzó en 2013, tenía previsto empezar a distribuir energía eléctrica en 2019, y el 90% iba a ser exportada a Tailandia.