Luego de las altas temperaturas registradas en Yucatán; de acuerdo con las autoridades se ha registrado un incremento en los casos de norovirus, que son los responsables de la mayoría de las enfermedades diarreicas en niños. Además, el calor aumenta la gravedad de dicha enfermedad.

Actualmente, Yucatán presenta una tasa semanal de 3.3 casos por cada mil menores de cinco años de edad, por lo que indica que alrededor de 600 casos se diagnostican por semana.

Finalmente, el cirujano pediatra David Canché Durán externó que: “las personas afectadas excretas los norovirus a través de la boca (contaminación por vía fecal-oral). El calor exacerba su circulación”.