Las autoridades del condado de Polk, en el sur de Florida, Estados Unidos, anunciaron el decomiso de un alijo de metanfetamina líquida, metanfetamina cristalizada y otras drogas provistas por el Cártel de Juárez que tiene un valor de mercado de 54 millones de dólares.

El decomiso fue el resultado de la operación “Agua sucia” realizada por autoridades federales y locales de Florida y Georgia, que comenzó en enero pasado con la investigación de una organización que mantenía lazos con el Cártel de Juárez y traficaba en ambos estados.

El alguacil de Polk, Grady Judd comentó que el líder de la banda es Brian Stanton, alias “Lil B”, estadounidense de 37 años, que se encuentra encarcelado en Atlanta, Georgia.

Otra persona implicada es Jennifer Meers, que salió este año de prisión tras diez años encarcelada por tráfico de drogas y estaba en libertad condicional cuando fue detenida nuevamente por distribuir las drogas del cártel. Tras su detención se localizaron tres laboratorios en Georgia donde se procesaba la metanfetamina.

Otras personas detenidas fueron Isidoro Palacios, Amber Denise Cayson, Luis Ornelas-Martínez y Crescencio Ornelas-Loza, los últimos catalogados como ilegales por las autoridades estadounidenses.

En total se incautaron 63 kilos de metanfetamina cristalizada, y mil 345 libras (610.6 kilos) de metanfetamina líquida, además de 25 kilos de golosinas hechas con mariguana y dos mil 500 píldoras de un medicamento controlado.