Con el objetivo de frenar los contagios por COVID-19 en Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), autorizó la dosis de refuerzos de la vacuna de Pfizer a menores de 12 a 15 años de edad.

La aplicación de refuerzo ha sido recomendada en los mayores de 16 años, por lo que las autoridades reguladoras optaron por extender esta medida a los menores de este grupo de edad, una vez que haya pasado el tiempo suficiente desde su última dosis.

Sin embargo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades aún tiene que emitir la recomendación de refuerzos para los adolescentes más jóvenes, por lo que se espera que la doctora Rochelle Walensky, su directora, emita su pronunciamiento esta semana.

Asimismo, la FDA señaló que los mayores de 12 años serán candidatos a la dosis de refuerzo, únicamente si han pasado cinco meses desde que les fue aplicada la inoculación.

Pese a que la población ha sido vacunada para prevenir fuertes síntomas contra la enfermedad, las autoridades consideran necesario reforzar las defensas de los ciudadanos con otras dosis, debido a que la variante ómicron es más contagiosa.