Continuó la actividad en los partidos de ida de la Champions League, en el Stanford Bridge de Inglaterra el Chelsea recibió al Bayern en lo que pintaba como un duelo intenso y parejo.

Al final el equipo local nunca se sintió cómodo y las desatenciones, además del gran juego en conjunto de los teutones, les costó prácticamente la eliminación.

Dos goles de Serge Gnabry y uno más de Robert Lewandowski sentenciado prácticamente la eliminatoria.

En el otro duelo, en San Paolo, el Napoli que fue a la cancha sin Hirving Lozano, empezó el juego apretando los espacios, dejando prácticamente asfixiado al Barcelona, esto les trajo al minuto 30, la recompensa del gol.

El partido de ahí en adelante, fue completamente para los culés, posesiones largas y control de balón, los italianos esperaban un contragolpe para poder matar.

Sin embargo al minuto 57 una enorme jugada de Sergio que tomó adelantada a la defensa napolitana, terminó en pies de Nelson Semedo, mismo que compartió el balón con Griezmann para empatar el partido.

Así culminó el encuentro con un 1-1 que deja todas las cartas puestas para el partido de vuelta en España.