Britney Spears explico a una jueza que no se ha sentido bien en los últimos años bajo la tutela de su padre, pese a que había fingido sentirse cómoda, por lo que solicitó su libertad a una jueza.

Brenda Penny, la jueza encargada de la audiencia, escuchó a la intérprete de ‘Circus’ explicar los motivos por los que quiere ser libre, quien destacó que la tutela ha sido abusiva y estúpida.

“Lo hice por mi orgullo y porque me daba vergüenza revelar lo que me pasada, aunque no lo crean, fingir que estoy bien me ha ayudado”, señaló la cantante.

Asimismo, agregó que la han obligado a usar un dispositivo intrauterino como método anticonceptivo para no tener más hijos, además de que le han hecho consumir medicamentos de diversa índole por este mismo motivo.

Admitió sentirse deprimida y llorar todo el tiempo e incluso su presentación ante la corte, incluyó algunas groserías e ideas que pudieron parecer fuera de control; sin embargo, relataban la tristeza que sentía por estar bajo dicha situación.