En conferencia de prensa, el Gabinete de Seguridad indicó que la captura de Ovidio Guzmán, hijo de ‘El Chapo Guzmán’ fue parte de una acción directa en la que se cumplimentaba una orden de aprehensión con fines de extradición.

Se detalló que la Policía Ministerial fue responsable de dicha acción, sin embargo, debido a que “actuó de manera anticipada, con deficiente planeación, así como falta de previsión”, dio tiempo a los integrantes del crimen organizado que se hallaban en la propiedad de agredir a las fuerzas federales.

Por ello se decidió el retiro del personal de Policía Estatal, Ministerial y Guardia Nacional se retirara para que los delincuentes frenaran las agresiones en contra de algunos de los elementos quienes se hallaban retenidos.

La acción que el funcionario calificó de ‘precipitada’ tuvo como consecuencia un civil fallecido, 19 bloqueos en diferentes vialidades, 14 agresiones con arma de fuego al personal del ejército mexicano y guardia nacional. Así como siete elementos muertos del ejército y Fuerza Aerea y ocho elementos retenidos sin lesiones.

En tanto que, Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad Ciudadana indicó que el objetivo de esta administración no es ‘enlutar los hogares sino resarcir el desgarrado tejido social’.