El dueño de las casas que habitaba el ex Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, fue beneficiado en obra asignada dando sobornos a Odebrecht.

Es por eso que las autoridades federales están investigando a Osorio Chong y a la persona que le rentaba su casa, ya que, según documentos que Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad consultó, ambos estarían inmiscuidos en la trama de corrupción.

Según el esquema realizado por la Unidad de Inteligencia Financiera, se detectaron pagos de Odebrecht al Grupo Constructor Tulancingo, que es propiedad de la persona que le rentaba su vivienda a Chong, el señor Carlos Aniano Sosa.

En los papeles se lee que los pagos a la constructora, son por prestar servicios como subcontratistas en la modernización de la refinería de Tula.

Las dependencias que están ligadas a este caso por otorgarle los contratos a la constructora son; la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y el centro Hidalgo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, ambas encabezadas por dos de los colaboradores de Osorio Chong durante su gobierno en Hidalgo.

Al dejar su cargo en el estado para formar parte del equipo de Enrique Peña Nieto, Osorio vivió en 2 predios que están escriturados a nombre de las constructoras de Aniano Sosa.

Las constructoras de Sosa, tuvieron su despegue cuando Chong fue gobernador de Hidalgo donde tuvieron asignaciones por 1700 millones de pesos. La fortuna para ella continuó en el gobierno anterior cuando obtuvieron contratos por 785 mdp, por parte del gobierno federal.

En 2014, la contructora recibió un contrato por 14 millones por parte de la CNDI que era encabezada por Nuvia Mayorga, misma que está inmiscuida en el asunto y fue funcionaria de Osorio durante su mandato en Hidalgo.

En noviembre de 2017, se reveló que el contrato para modernizar la refinería de Tula terminó parcialmente en manos de la persona que le rentaba a Miguel Ángel; esto luego de los supuestos sobornos que pagó Odebrecht.

El contrato mencionaba un pago de 1666 millones de pesos que finalmente subiría hasta 2686 millones por un subcontrato sobre la obra.

Además las constructoras de Carlos Aniano, aparecen como subcontratistas de Odebrecht en el mencionado contrato. Para poder ejecutar la obra, las constructoras de Aniano se aliaron con Construcciones Individuales Tapia, señalada por haber sido recomendada por Emilio Lozoya.