Los diputados de Yucatán determinaron otorgar prisión como castigo a todos aquellos que organicen y/o asistan a peleas de perros. Según los legisladores del estado, las sanciones tendrían desde multas económicas de hasta 32 mil pesos o hasta cinco años de prisión.

“El respecto a los animales no es una moda ni una concesión, es una responsabilidad que como seres humanos tenemos hacia los demás seres vivos que habitan con nosotros este planeta, por lo que debemos responder”, aseguró la presidenta de la Junta de Gobierno del Congreso local de Yucatán, Celia Rivas Rodríguez.