A través de una prensa que ingreso a las instalaciones de un almacén viejo en el sur de Texas, se encuentran cientos de niños migrantes separados de sus padres que aguardan en jaulas, cada una de ellas tiene a 20 menores, donde se cubren con grandes láminas de papel aluminio para dormir.

De acuerdo con algunos testimonios una menor se encarga de cuidar a una niña pequeña; otro le enseña a los otros niños en su celda cómo cambiar pañales.

En tanto, un grupo de senadores y representantes del Partido Democrático informaron que “Lo que estamos haciendo como país está causando un daño enorme a los niños y sus padres, cuando es totalmente innecesario”.