Por primero vez logramos conocer la cara oculta de la Luna, a la que la ciencia no había tenido un acceso directo. China se convirtió en el primer país en conseguir un alunizaje en la parte más lejana del satélite natural, a través de su sonda espacial Change-4.

Esa parte poco conocida es mal llamada “el lado oscuro de la Luna”, aunque en realidad recibe la misma cantidad de luz solar como su lado orientado hacia la Tierra. En 1962 una misión no tripulada estadounidense había intentado la hazaña, pero no consiguió su cometido.