La pandemia por COVID-19 generó que miles de establecimientos no esenciales tuvieran que cerrar sus puertas en búsqueda de disminuir los contagios de coronavirus en el país, sin embargo, con la finalidad de que esto no afecte a la economía todavía más, se han buscado soluciones para que puedan abrir, aunque siguiendo ciertas normas.

Desafortunadamente en Tamaulipas las cosas están funcionando un poco diferente, ya que recientemente se informó que los gimnasios deberán cerrar sus puertas al igual que los salones de eventos, mientras que los restaurantes se ven limitados en su funcionamiento.

En cuanto a la zona sur, específicamente en Tampico, los trabajadores de este tipo de actividades han mostrado su inconformidad con las decisiones tomadas por el presidente municipal, Chucho Nader, quien al parecer se niega a dar soluciones a las peticiones que hacen estos empleados en búsqueda de poder llevar el sustento a sus hogares.

Situación que genera molestia entre los afectados, ya que sienten que la falta de comunicación es nula, y sus pedidos son ignorados. Piden protección de su parte para poder generar ingresos, pero al parecer Nader se hace de oídos sordos y pone su atención en otros temas sin importancia.