SONY DSC

Doce años después del caso Atenco – el acto de violencia a derechos humanos contra 11 mujeres por parte de policías –, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) notificó una sentencia donde responsabiliza al Estado mexicano por dicho acto. “La Corte concluyó que hubo un uso indiscriminado de la fuerza por parte del Estado”, señalaron.

La sentencia del pasado 28 de noviembre identificó una tortura física, sexual y psicológica, ocurrida en la represión policial del 3 y 4 de mayo de 2006 en Texcoco y San Salvador Atenco, Estado de México. El alto tribunal condenó los actos de violencia sexual que el operativo policial utilizó como práctica represiva.