Debido a la tendencia a la baja en el número de contagios y hospitalizaciones por COVID-19, la Ciudad de México permanecerá por cuarta semana consecutiva en semáforo amarillo, por lo que apartir del 15 de junio se podrán realizar conciertos al aire libre.

José Peña Merino, titular de la Agencia Digital de Innovación Pública, detalló que los eventos se podrán realizar con el 25 por ciento de la capacidad del lugar, y con un cupo máximo de ocho personas por palco, además de sana distancia en los puntos de concentración como baños y lugares de venta de alimentos y bebidas. 

El personal de organización deberá presentar su prueba negativa de COVID-19, con toma menor de 72 horas, será obligatorio el uso de cubrebocas, gel antibacterial y del sistema QR. La entrada y salida será escalonada.