Por primera vez en décadas, demócratas y republicanos se ponen de acuerdo  en el Senado de Estados Unidos y votan a favor de un mayor control para el uso de armas en su país. 

Con 65 votos a favor (50 demócratas y 15 republicanos) y 33 votos en contra de los conservadores, la iniciativa fue aprobada en el Senado y ahora se trasladará a la Cámara de Representantes donde los demócratas son mayoría, por lo cual, se estima que el proyecto sea una realidad muy pronto.

Dicho proyecto de ley, contempla un extensión por todo el país de las llamadas leyes “Red Flag” (alerta de peligro), que permiten confiscar armas de fuego a quienes represente un peligro para terceros o para sí mismos, así como una revisión del proceso de compra de armas realizada por menores de 21 años. 

Ante este progreso, el presidente Joe Biden emitió un comunicado celebrando que ambos partidos lograron ponerse de acuerdo “tras 28 años sin avances”, para “actuar y dar una respuesta desde la política a las familias de las víctimas de los tiroteos de Uvalde y Buffalo”.