Compartir

Recientemente se informó que una de las obras de la pintora Frida Kahlo titulada “Yo y mis pericos”, fue sustraída de una residencia ubicada en la colonia San Miguel Chapultepec, en la Ciudad de México, sin embargo, la historia resulta inverosímil tomando en cuenta que la pintura salió de la casa de la artista y nunca regresó del extranjero.

La Fiscalía local se encuentra investigando el robo del cuadro de Kahlo, al igual que el robo de una pintura de Rufino Tamayo, las cuales presuntamente fueron robadas de la casa de un supuesto coleccionista de arte. De acuerdo con la denuncia emitida por el hombre, identificado como Jaime Gerardo de 63 años, una pareja entró a su casa, lo intoxicaron y posteriormente perdió el conocimiento, al despertar se percató que las obras ya no estaban al igual que platería, joyas y dinero.

Las indagatorias arrojan que los hechos ocurrieron el pasado 18 de junio, cuando un hombre y mujer se presentaron en su domicilio, supuestamente para comprar los cuadros ofrecidos a la venta previamente, el denunciante aseguró que los dejó pasar al verlos confiables, media hora después, tras beber alcohol, él perdió el conocimiento.

Ante la situación, la FGJ de la CDMX pidió documentos que avalaran que la procedencia de las piezas era legal, ante esto, Jaime Gerardo aseguró que las obtuvo de mediante una herencia familiar.  

Por su parte, Mireya Escalante, curadora de la colección Stream, asegura que dicha pieza se encuentra expuesta en el museo Whitney de la ciudad de Nueva York, tras haber sido prestada por la muestra “Vida Americana” desde el pasado febrero. Por lo que se llegó a la conclusión de que la obra “Yo y mis pericos” no fue robada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here