El Congreso de Oaxaca avaló en lo general la interrupción del embarazo antes de las 12 semanas de gestación. Esto con 24 votos a favor y 10 en contra.

La iniciativa avalada se dio luego de diversos problemas con el sistema, pues el tablero se descompuso en plena votación y por ello se dio un breve receso; así como de protestas tanto a favor como en contra.

La iniciativa contempla una reforma constitucional y una al Código Penal; además de que con ello Oaxaca se convierte en la segunda entidad en hacerlo, la primera fue la CDMX hace 12 años.

Previo al debate y votación, al Congreso de Oaxaca se presentó un grupo de de católicos, quienes con rezos y pancartas, muestran su inconformidad con la despenalización de la interrupción del embarazo.