Restos del material se encontraron en los perímetros de las viviendas de la zona.

El pasado Noviembre, el presidente Trump pidió el reforzamiento de la cerca de seguridad que separa a San Diego de la ciudad de Tijuana, con el propósito de evitar la entrada al país de las caravanas de migrantes que salieron de Centroamérica. Pero el alambre fue robado e instalado en viviendas cercanas.

Los delincuentes encargados del robo vendieron el alambre a vecinos del barrio “Colonia Libertad”, los cuales querían proteger sus viviendas. Medios locales aseguran que este fue vendido a bajo costo y adquirido por residentes de la zona para instalarlo en el perímetro de sus casas.

Sabemos del robo de la concertina por las autoridades de EE.UU., que nos han solicitado ayuda a través del personal de enlace”, expresó Marco Antonio Sotomayor Amezcua, secretario de Seguridad Pública Municipal de Tijuana.