El gasto incluyó el pago de hoteles para los mandatarios.

El desembolso del Gobierno por la fiesta de toma de posesión del presidente incluyó la organización del evento, transporte, equipo de sonido, internet y el hospedaje en habitaciones de lujo para más de 100 mandatarios e invitados especiales.

La Secretaría de Relaciones Exteriores entregó dos facturas emitidas por las empresas “Creatividad y Espectáculos” y “Huellas de México”, por su trabajo realizado en la comida que se ofreció tras la ceremonia de cambio de poderes.