El reconocido empresario Jesús Alberto Arias, compra mansión de más de 11 millones de dólares con dinero de las AFP’s, dejando en ceros las cuentas de los afiliados de Perú.

Se abre investigación sobre la procedencia del dinero con el que se liquido dicha mansión.