El Giuseppe Meazze del Inter de Milán o conocido también como el San Siro, podría ser demolido para la construcción de un nuevo estadio, esto, tras que la Comisión Regional para el Patrimonio Cultural de Lombardía declarará que el recinto no tiene interés cultural, ya que no quedan rasgos suficientes del estadio original, construido en 1925.

El señalamiento de esta declaración, surgió a partir que el ayuntamiento de Milán solicitara un estudio, ante la idea de construir un nuevo inmueble para el Inter y el Milan. Cabe señalar que el nuevo estadio de ambos clubes debe estar listo para el 2024.

Dicho organismo intervino a petición del alcalde milanés Giuseppe Sala, quien está trabajando junto al Milan y al Inter en un proyecto de construcción de un nuevo estadio, que surgiría en la misma zona del actual coliseo

Anteriormente, a finales de 2019, ambos clubes presentaron dos proyectos, realizados por el grupo estadounidense Popoulous y por el consorcio ítalo-americano Manica-Cmr Sportium; el primero planea edificar un nuevo San Siro, de base rectangular, que se inspire en el estilo gótico del Duomo milanés y en la Galería que surge a pocos metros del monumento símbolo de la ciudad lombarda.

Mientras que el segundo prevé unas líneas futuristas, marcadas por dos anillos que se entrelazan y que simbolizarían la unión entre el pasado y el futuro del Inter y del Milan. El exterior del coliseo se iluminará de forma distinta dependiendo del equipo que juegue. Por otro lado, otra de las opciones que estudian es solo eliminar algunas partes del actual recinto y mantener otras para convertirlas en una ciudad deportiva a disposición de los ciudadanos.

Tanto el Inter y el Milan como el Ayuntamiento confían en acabar las obras antes de 2024, para que el estadio esté a total disposición para albergar la ceremonia de apertura de los Juegos de Invierno de 2026, previstos en Milán y Cortina