Durante el tiempo que ha estado la pandemia sobre el país mexicano, las personas han creado nuevas formas de negocios para poder subsistir, desde la venta de cubrebocas hechos a mano, hasta caretas con personajes de películas,  pero el nuevo negocio improvisto es el que más necesita y más afecta a la población: los tanques de oxígeno.

Es la necesidad de la gente de formarse horas para llenar sus tanques y poder ayudar a su familiar, a pesar de que en muchos de los casos, sus entidades están en semáforo rojo. La demanda es tan exorbitante que hasta en 200 por ciento se ha incrementado el costo de los tanques de oxígeno medicinal y sus recargas en los centros de distribución de los municipios de la zona metropolitana del Valle de México.

Pero no solo es eso, la gente ha utilizado la situación para revender los tanques con sobreprecios, estos se detectaron sobre todo en centros de distribución intermediarios, muchos de ellos minoristas e incluso clandestinos que surgieron ante la pandemia. A diferentes usuarios se les ha preguntado sobre esta cuestión y han dicho que un tanque portátil con capacidad de 682 litros, cuyo costo en la empresa Infra es de 5 mil 999 pesos, lo han adquirido con intermediarios hasta en 20 mil pesos, y un cilindro de 3 mil 450 litros, que originalmente cuesta unos 19 mil pesos, se revende hasta en 60 mil. Y es que a pesar de los altos costos y las filas interminables, la gente está dispuesta a todo para poder salvar a un familiar, situación que muchos aprovechan.

El director de la Unión Industrial del Estado de México (Unidem), Francisco Cuevas Dobarganes, afirmó que Infra, empresa adherida a esa agrupación, ha mantenido prácticamente los mismos precios en sus centros y el sobreprecio lo aplican los minoristas, “Infra está rebasada por la demanda, pero vende a los mismos precios; hay algunas empresas que son distribuidores grandes y más o menos lo venden igual, sólo incrementaron 10 por ciento; los que han subido mucho son las compañías de distribución; los minoristas lo venden entre 50 y 150 por ciento más caro, lucrando con la necesidad de los ciudadanos,” explicó el director.