El sábado pasado se llevó a cabo la boda más importante del año; en la que el Príncipe Harry (Henry de Gales) y la actriz estadounidense Megan Markle unieron sus vidas. Este evento causó gran expectativa a nivel mundial, haciendo que millones de espectadores se unieran a la transmisión del evento con la intención de ser parte del mismo.

Los ahora duques de Sussex causaron gran revuelo y expectativas, pues rompieron varios de los protocolos que marca la tradición en las bodas de la realeza; uno de los ejemplos es que el padre que dio un sermón en medio de la misa, es de raza negra.

Además, hubo un coro de música cristiana, mismo que no es común. Entre otras cosas, al evento asistieron personalidades como David y Victoria Beckham, Oprah Winfrey , Amal y George Clooney, entre otros, quienes convivieron con miembros de la familia real y de la aristocracia británica.