Los altos niveles para escuchar música son una de las causas de pérdida auditiva prematura, por lo que alrededor del 27 por ciento de las personas de 40 años que acuden a consulta de otorrinolaringología presentan algún grado de sordera, por lo que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) hace una recomendación a los jóvenes por el uso de audífonos con un volumen muy alto que en un futuro podría generar problemas auditivos.

Además, el ruido destruye células nerviosas que se encargan de la audición, por lo que el deterioro es irreversible, lo que provoca el uso de prótesis auditivas para llevar a cabo una mejor calidad para escuchar pero la audición ya no se recupera al 100 por ciento.

Por lo que, finalmente la forma de prevención de secuelas es limitar el volumen hasta los 60 decibeles, ya que más de 80 ocasiona alteraciones en el órgano auditivo por la intensidad de las vibraciones que puede generar el ruido.