Se registraron empujones y jaloneos entre campesinos y policías a las afueras de la Cámara de Diputados, pues exigen se quiten los cercos policiacos para poderse dirigir al Zócalo de Ciudad de México a fin de estar en el desfile conmemorativo al 20 de noviembre.

Por su parte, Arturo Medida, subsecretario de Seguridad del Gobierno de la CDMX propuso a los líderes de diferentes organizaciones campesinas colocarles un templete en la zona de San Pablo para que puedan apreciar el desfile. Sin embargo, el plan fue rechazado inmediatamente.

Francisco Chew, dirigente del Frente Auténtico del Campo, aseguró que se ha dado garantías al gobierno capitalino de que harán una manifestación pacífica en el desfile por la conmemoración de la Revolución Mexicana.

“No pretendemos empañar el acto, nosotros también queremos conmemorar el acto, no pretendemos confrontarnos con la Guardia (Nacional)”, declaró Chew.

Cabe recordar que la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas  (UNTA) y el Frente Auténtico del Campo (FAC) convocaron a una marcha para exigir se respete la propuesta que hizo la Comisión de Agricultura sobre la petición de recursos por 24 mil millones de pesos; así como mayor presupuesto al Instituto Nacional de Pueblos Indígenas, a caminos rurales y a programas para mujeres del campo.