Se dio a conocer la existencia de un diagnóstico realizado por la empresa Systra, que evidenció en el año 2014 las fallas en la obra de la línea 12, que implicaban, problemas de drenaje, fugas, fisuras, grietas mala calidad en el sellado e irregularidades de geometría y defectos de nivel.

El documento que lleva por nombre Informe Final, Metro de la Ciudad de México. Diagnóstico de la Línea 12, fue entregado al entonces jefe de gobierno de la Ciudad de México Miguel ángel Mancera y al director del STC, Joel Ortega.

La empresa inspeccionó los 11.5 kilómetros del tramo elevado donde hay 10 estaciones, y se observaron “defectos e irregularidades en diferentes partes de la obra civil” que las autoridades ignoraron y después de la rehabilitación de los trenes, reabrieron la línea para el uso de la ciudadanía.

Entre los “daños y desórdenes” que se encontraron estaban que la disposición del drenaje no era perfecta, lo que provocaba goteos. La diferenciación del color en las vigas y las tabletas lo que “no es normal en piezas prefabricadas”. Fisuras en el concreto, defectos de nivel e irregularidades en la geometría.

De acuerdo con el documento, las fallas detectadas son de origen, es decir, se presentaban desde su edificación durante el gobierno de Marcelo Ebrard; hay que recordar, que el titular del Proyecto Metro fue Enrique Horcasitas.