Apenas, en el pasado mes de agosto, los habitantes de Indonesia tuvieron que enfrentarse a un terremoto que dejó cientos de muertos y miles de desplazados y parece que su suerte no ha cambiado.

Este viernes, el país se paralizó tras vivir un fuerte sismo de 7.5 grados, por si eso fuera poco, un tsunami golpeó a dos ciudades del mismo país, tan solo unas horas más tarde.

Las afectaciones se vieron en las ciudades de Palu y Donggala, que padecieron con olas de hasta dos metros de altura que inundaron sus casas, calles y lugares comunes.

Aunque hasta el momento no se han reportado heridos ni muertos por estos hechos, las imágenes que han compartido en redes sociales son devastadoras.

Recordemos que Indonesia se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica, en la que cada año se registran alrededor de siete mil terremotos, la mayoría de intensidad moderada.