Mientras las autoridades en Nuevo México buscaban a un niño de tres años reportado como desaparecido, descubrieron a 11 pequeños desnutridos, en cautiverio y viviendo en condiciones deplorables dentro de un campamento improvisado. Los menores de entre uno y 15 años de edad, fueron sacados del complejo en una localidad pequeña llamada Amalia, y puestos a disposición de los trabajadores estatales encargados del bienestar infantil, según la información del alguacil de Taos, Jerry Hogrefe.

“Les dimos a los niños nuestra agua y los bocadillos que teníamos, estaba en las condiciones de vida y pobreza más tristes que he visto”, aseguró Hogrefe. Durante el registro, dos hombres fueron arrestados, uno de los cuales es Siraj Wahhaj, de 39 años de edad, quien fue encarcelado por una orden girada en Georgia, acusado del secuestro de su hijo de tres años. Es importante señalar que el menor sufre de convulsiones, retraso en su desarrollo, aparatos ortopédicos en piernas y requiere medicación diaria. El infante fue con su padre al parque en diciembre y nunca regresó. Aunque los hombres fueron detenidos y continúan con las investigaciones, el niño que dio origen al registro del lugar en un principio, no ha sido localizado.