El gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, informó que realizará trabajos de colaboración con México y Colombia para garantizar que la lucha contra la producción y el tráfico de drogas se adhiera al cumplimiento de la ley y el respeto por los derechos humanos.

De acuerdo, a un documento emitido por la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de Estados Unidos (ONDCP, en inglés), se indica que las prioridades de la nueva administración de Estados Unidos, es lucha contra la epidemia de opiáceos, que en 2019 se cobró las vidas de 70,630 personas en este país.

El documento menciona a México y Colombia en el apartado donde describe la quinta prioridad del ejecutivo de Biden: la reducción del suministro de “sustancias ilícitas” a Estados Unidos.

Para ello, propone trabajar con socios claves en el continente, como México y Colombia, “para dar forma a una respuesta colectiva y global a la producción ilícita de drogas y emplear enfoques de salud pública a través de una profundización de la colaboración bilateral, expandiendo la presencia efectiva del Estado y desarrollando infraestructuras”.

“Esto garantiza que las actividades para frenar la producción y el tráfico ilícito de drogas se adhieran al cumplimiento de la ley y el respeto a los derechos humanos”, dice el texto.

Las autoridades de Estados Unidos destacan la importancia de fortalecer sus capacidades en la lucha contra la venta de drogas sintéticas por internet.

Otras de las prioridades que se marca el gobierno de Biden es expandir el acceso al tratamiento contra las adicciones, acortar las disparidades raciales en las políticas antidrogas y promover la prevención entre los jóvenes.