La frontera terrestre entre México y Estados Unidos se reabrirá a principios de noviembre para viajes no esenciales a aquellos que estén totalmente vacunados contra COVID-19, según informan medios estadounidenses.

Las personas que proporcionen prueba de vacunación podrán cruzar la frontera terrestre, ya sea que su viaje sea por turismo, visitar a familiares o cualquier otra razón más allá de los viajes esenciales que son los únicos que se permiten hasta el momento.

De acuerdo con los medios estadounidenses, la Casa Blanca dará más detalles de cómo será esta reapertura que es tanto en la frontera terrestre con México como con Canadá.

El anuncio se produce luego de que se informara la flexibilización de los viajes aéreos a Estados Unidos para personas vacunadas; medida también entrará en vigor en noviembre.

Para los viajeros no vacunados, la frontera terrestre permanecerá cerrada, excepto para viajes esenciales, señalaron medios como The New York Times y la agencia de noticias Associated Press.

Sin embargo, para enero, incluso los viajeros esenciales que quieran ingresar vía terrestre a Estados Unidos, como los conductores de camiones, deberán estar completamente vacunados, un requisito que por ahora no se les exige.

Entre los detalles por definir es qué tipo de vacunas serán aceptadas, aunque se prevé que será con las que avalan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC): Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson (Janssen), y la Organización Mundial de la Salud (además de las mencionadas, AstraZeneca, Sinopharm y Sinovac). Cabe recordar que la vacuna rusa Sputnik V, no fue aprobada por ninguna de las dos instancias.

Funcionarios de Estados Unidos señalaron a la AP que los migrantes indocumentados no podrán beneficiarse de esta medida y en su gran mayoría, seguirán siendo sujetos de expulsión bajo el Título 42.