Autoridades del sector salud de Brasil anunciaron el deceso de un voluntario que participó en los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19, la cual había sido desarrollada por AstraZeneca y la Universidad Oxford.

El organismo de salud no reveló más detalles sobre este suceso, bajo el argumento de confidencialidad médica; sin embargo, indicó que mantendrán las pruebas del medicamento referido.

Por su parte, medios locales anunciaron que el occiso era un médico de 28 años que laboraba en la primera línea de la pandemia y que su fallecimiento estuvo relacionado con complicaciones por el COVID-19. Aunque, fuentes cercanas a O’Globo, informaron que el joven recibió placebo en lugar de la vacuna en fase de pruebas.

Finalmente, AstraZeneca dijo que los acuerdos de confidenciales establecen el resguardo de la información de los voluntarios, por lo cual no brindará mayores detalles sobre el suceso.