La Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) anunció la muerte de cuatro profesores con síntomas de COVID-19 pese a haber sido inoculados contra le enfermedad en días pasados, por lo que se oponen al regreso presencial de clases.

El martes pasado, Héctor Astudillo Flores, gobernador de la entidad, instaló el Comité Estatal para el ciclo escolar 2021-2022 cuando el semáforo epidemiológico se encuentre en verde, por lo que empezaría el 31 de agosto.

Sin embargo, profesores de la CETEG han manifestado que no existen las condiciones necesarias para el regreso a clases, ya que muchas escuelas no tienen las características suficientes para prevenir contagios.

Agregaron que no se cuentan las condiciones básicas para evitar contagios como lavarse las manos, la sana distancia y espacios reducidos, ya que existen instituciones que tienen más de mil alumnos.

Cabe mencionar que la CETEG ha denunciado que, cien de sus integrantes han fallecido por COVID-19, entre los que se encuentra Arcángel Ramírez Perulero, su dirigente estatal.