Se reportó que el exgobernador de Puebla, Mario Marín Torres, fue detenido por la Fiscalía General de la República (FGR), el pasado miércoles 3 de febrero en Acapulco, Guerrero, y este jueves en la madrugada ingresó al Cereso de Cancún, Quintana Roo, por el delito de tortura contra la periodista y escritora Lydia Cacho.

Años atrás, la escritora publicó un libro llamado “Los demonios del edén”, ahí exponía la corrupción, la trata de blancas y la red de pederastia que controlaba Kamel Nacif, Succar Kuri y Mario Marín. Debido a su investigación, Lydia Cacho fue detenida en Cancún por una orden que dio Mario Marín a policías judiciales y la acusó de difamación y calumnia, donde la torturo y amenazó de muerte.

“El costo de decir la verdad en México es elevadísimo”, puntualizó la escritora en una entrevista para W Radio. Se había informado que Lydia tuvo que abandonar el país de nuevo en agosto del 2019, después de que dos sujetos armados allanaron su casa, envenenaron a sus perras y robaron material periodístico sensible.

En esa entrevista, Lydia Cacho relata que se podría pensar que el encarcelamiento de Marín Torres podría significar su regreso, “los expertos de la Interpol, me decían que me aleja de volver a México, es decir, están más enojados conmigo, porque esto no lo había logrado una persona, nunca, y lo logramos. Esto tiene un costo, lo asumo, estoy consciente y es sentar precedentes jurídicos en México, que ellos recuerden que no pueden seguir cometiendo los delitos como hace 20 años”.