De acuerdo con los científicos, el vehículo Curiosity de la NASA detectó compuestos orgánicos, así como fluctuaciones de metano atmosférico de 3 mil millones de años, en la superficie de Marte (cráter Gale), lo que constituye un avance de posibles rastros de vida en el planeta rojo; aunque los investigadores podrían tardar aproximadamente 10 años en corroborar la existencia.

A su vez, Rafael Narro, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM externó que en caso de existir vida serían bacterias, probablemente heterótrofas, es decir, que se alimentan de compuestos orgánicos o minerales.

Finalmente, los hallazgos fueron publicados por la revista Science mediante dos artículos: “La concentración del metano atmosférico en Marte muestra un ciclo estacional fuerte” y “Materia orgánica conservada en lutitas de 3 mil millones de años en el cráter Gale de Marte”.