Desde la mañana de este viernes, el huracán Florence azotó Carolina del Norte con vientos de 144 kilómetros por hora, así como lluvia constante.

Cientos de personas ya han sido rescatadas y cerca de 620 mil habitantes están sin energía eléctrica.

Las peores emergencias se han presentado en New Bern, donde más de 100 personas llamaron a emergencias para pedir ayuda.

Las autoridades han hecho un llamado para pedirle a los residentes que se refugien en los puntos más altos de sus hogares, incluyendo los tejados.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, aseguró que hay 157 refugios abiertos en todo el estado y que el Río Neuse ha causado inundaciones al aumentar su nivel al menos tres metros.