Algunas alumna universitarias de Mérida intentarán presentar un plan maestro a las autoridades encargadas de la hacienda Dzoyaxché, mismas que forma parte de la Reserva Ecológica de Cuxtal, misma que podría convertirse en un punto importante de turismo luego de haber sufrido leves mejoras arquitectónicas.

Anahí Segunda y Dania Centeno son alumnas de la UVM en Mérida, y junto con otros compañeros están trabajando en un plan de salvación del área. Ya analizaron 10 kilómetros a la redonda del lugar y en su exploración encontraron que los habitantes de las comisarías aledañas son quienes visitan la hacienda, caminando, en coche o autobús; en segundo plano están los habitantes de Mérida y en tercero los turistas nacionales y extranjeros.

La hacienda ya cuenta con una estructura conformada por la casa principal, el estacionamiento, el área de máquinas, bodegas habilitadas como baños y un vivero que no tiene mantenimiento, además tiene dos piscinas y un cenote, así como un truck que sólo da un pequeño recorrido por el lugar.

Lo que estos jóvenes pretender es reestructurar el lugar para hacerlo más turístico y atraer más visitas e inversión. Su plan cuenta con dos etapas, la primera será la rehabilitación de los espacios y la segunda, la construcción de nuevas cosas y atracciones.