Jesús Reyna García, un político que hace referencia al priismo michoacano moderno, platicó ampliamente de su trabajo y su formación.

Reyna García es originario de Huetamo, Michoacán, preveniente de un lugar humilde, salió adelante por su esfuerzo y trabajo. Afirma que el modelo político de hoy en día, se aleja de su verdadero fin, ayudar a la gente.

Se describe así mismo como una persona austera lo cual califica como una virtud, pero esta parte de su vida algunos detractores lo miran como un defecto, servidores públicos han puesto el dinero por encima de su servicio.

Su preparación inició en Morelia, en donde estudió la preparatoria, la buena relación con familiares y amigos, lo llevaron a crecer rápidamente. Durante su época de estudiante, fundó una organización con la cual pudo llegar a la Secretaría General de la Federación del Estudiante, en donde tuvo contacto con grandes políticos de la época.
Afirma que su incursión en el gobierno, fue meramente circunstancial, ya que, gracias a el gobernador de esa época, Servando Chávez, conoció del presidente Luis Echeverria, lo cual lo llevó a las grandes ligas de la política mexicana.

Recuerda una anécdota de su paso como como subprocurador, en donde un policía lo detuvo por no portar ninguna identificación, fue arrestado hasta que el subdirector de tránsito ordenó su liberación, este hecho tuvo mucha relevancia pública por lo importante de su cargo.

Tiempo después, se convirtió en procurador en donde creó la Fiscalía para investigar delitos que afectaban a personas pertenecientes al partido PRD, partido político que apenas iniciaba y tenía serios conflictos y acusaciones de secuestros.

Un ejemplo de lo anterior fue el homicidio de Francisco Xavier Ovado, en donde la fiscalía que creó Jesús Reyna, decretó que no había motivación política o partidista en esas actividades delictivas en las que se involucraba a militantes del PRD.

Para detener los secuestros en su paso por la procuraduría, recuerda haber mandado a agentes del Ministerio Público a Colombia, lo que hizo que entregará un reporte de cero secuestros.

Después de esto, encabezó la Secretaría de Gobernación con Ausencio Chávez, pero fue hasta el 2000 cuando inició su trabajo partidista como candidato a diputado federal.
Pero fue 1994, fue el año en donde tuvo una de sus mayores satisfacciones al encabezar la mesa de trabajo en donde se construyó la reforma con la que se crea el Tribunal y el Instituto Electoral.

En 1997, buscó la posibilidad de ser candidato a diputado por el distrito de Tacámbaro, pero fue hasta el 2000 cuando logró la victoria.

Después de la derrota por la presidencia de la República, es invitado por Labastida Ochoa para ser dirigente del PRI en Michoacán; en este periodo impulsó la candidatura de Alfredo Anaya, pero por presiones gubernamentales, Anaya tuvo que dejar la candidatura, por lo cual Jesús Reyna decide abandonar el partido en solidaridad con Anaya.

Poco tiempo después regresó a la dirigencia del PRI y logró la victoria en 37 alcaldías y 17 diputados; y en las elecciones del 2004, obtuvo 55 presidencias municipales, un hecho que no se ha vuelto a repetir.