La competitividad de la región se ha visto afectada por los paros en el tema comercial.

El gobierno del presidente Donald Trump reasignó a cientos de agentes para atender miles de solicitudes de asilo, principalmente de centroamericano que llegaron en multitudinarias caravanas, lo que causó que camiones de carga quedaran varados con mercancía a lo largo de la frontera.

La Cancillería mexicana comunicó que: “Detener el flujo de mercancías y el tránsito de personas es un detrimento para nuestras economías y para la competitividad de la región”.

A su vez la cancillería de México comunicó que presentará a Estados Unidos un informe que detalle las pérdidas económicas derivadas de lentos cruces fronterizos.