Lo que todos temían luego de la erupción del volcán Kilauea, ubicado en Hawái, Estados Unidos, se está haciendo realidad; pues resulta que al hacer erupción y tras cuatro semanas activo, el domingo pasado la lava entró a una plataforma geotérmica en la Isla Grande y se acercó a los pozos que fueron tapados para impedir la emisión de gases tóxicos en caso de que la roca fundida llegara a ingresar en ellos.

La lava se adentró en las instalaciones durante la noche del domingo, aunque al parecer el flujo se detuvo el domingo por la mañana, después de avanzar lentamente durante la noche y acercarse a uno de los pozos, hecho que a las autoridades les había preocupado desde el inicio de la erupción.

A pesar de las diversas acciones para evitar que los gases potencialmente tóxicos se esparcieran, la nube emitida por el volcán hawaiano alcanzó las Islas Marshall, que se encuentran a mil 500 kilómetros del cráter.

Estas son algunas de las imágenes que se pidieron observar: