La laguna de Manialtepec, ubicada en la costa de Oaxaca, se pintó de rosa ante la sorpresa de habitantes y visitantes. 

Especialistas de la Universidad del Mar explican que la concentración de sal y microorganismos generaron el color de la laguna. 

Aunque el fenómeno es inusual en la región, el color es parecido al del puerto de Las Coloradas de Yucatán.