De acuerdo con el ministro de Planificación en Pakistán, Ahsan Iqbal, las lluvias monzónicas que se presentaron en ese país, dejaron a más mil muertos, millones de afectados y daños significativos en la infraestructura, lo cuales requerían más de 10 millones de dólares para ser reparados.

“Ha habido daño masivo en la infraestructura, especialmente en las áreas de telecomunicaciones, carreteras, agricultura y los medios de subsistencia”, detalló Iqbal.

Por lo anterior, Pakistán contará con la ayuda de una iniciativa de la Organización de la Naciones Unidas (ONU) y posiblemente, con el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI), el cual decidirá esta semana la asignación de mil 200 millones de dólares del “Programa de Rescate”.