Tras el segundo debate, los candidatos a la Presidencia, José Antonio Meade, Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador y Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, dejaron de lado las propuestas sobre temas de migración, derechos de los migrantes, así como comercio internacional y terminaron enfocándose en un intercambio de acusaciones.

El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, cayó en algunas provocaciones de Ricardo Anaya, y lo llamó en diferentes ocasiones canallín, cuando lo acusó de hipócrita, por lo que Ricardo Anaya comentó “Peor que los engaños es la hipocresía; Meade se fue a estudiar a Estados Unidos pagado por el gobierno mexicano y lo que no dice López Obrador es que su hijo estuvo estudiando en España; los dos son unos hipócritas”. Además, el candidato de la coalición Por México al Frente, también cuestionó las propuestas de López Obrador, las cuales consideró “viejas”, por lo que le pidió actualizarse para poder entender el mundo, externando que: “El problema no es la edad sino las ideas viejas de López Obrador; no entiendes que lo que pasa afuera de México sí impacta al país, no me parece un problema que no entiendas el inglés sino que no entiendas el mundo”.

José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por México, repartió algunos golpes contra López Obrador, uno de ellos cuando cuestionó la candidatura plurinominal al Senado de Nestora Salgado, a quien nombró secuestradora, diciéndole a AMLO: “Esto Andrés Manuel queda en tu conciencia”.

A su vez, El Bronco, volvió a retar a López Obrador a renunciar al presupuesto que el INE le otorgó, y tras una respuesta negativa, pidió al candidato de Morena dar un abrazo a Meade y a Anaya, a lo que sólo accedió extendiéndoles la mano; también dijo que ninguno de sus rivales no pueden hacer el trabajo del Presidente, ya que sólo se pelean entre ellos para ver quién es el más rata.