La población venezolana abarrotó el día de ayer los supermercados y las gasolineras de todo el país, tras el anuncio de que el combustible aumentará y se aplicará una medida en la que le quitarán cinco ceros al bolívar.

Estos cambios están previstos para ser aplicados el próximo lunes, por lo que los ciudadanos prevén que este hecho sólo traerá más caos a su país, que está pasando por una severa crisis desde hace tiempo.

Los supermercados amanecieron abarrotados por los consumidores, quienes hacen largas filas para pagar con billetes que muy pronto saldrán de circulación, sobre todo los de baja denominación.

Cabe mencionar que en algunos lugares ya no se pueden hacer pagos con tarjetas de crédito y debido, debido a que solo soportan un límite que ya fue sobrepasado por la hiperinflación.